Verdes EQUO advierte del peligro en las obras que invaden el carril bici en avenida Diputación

El partido verde denuncia el riesgo que representa para ciclistas y viandantes unas obras que han invadido y hecho desaparecer parte del trazado del carril bici  

Aún no se han comenzado a acometer las obras de reforma en la Avenida de la Diputación y ya se vislumbran situaciones conflictivas que ponen en riesgo la seguridad vial

A unos metros de la Urbanización Rotamar, las obras de suministro de un nuevo edificio de viviendas han invadido el carril bici, una infraestructura cada vez más usada entre la población roteña, y cada vez más frecuentada además por estudiantes menores de edad que acuden en bicicleta al IES Arroyo Hondo y por familias que lo usan como vía de recreo. 

A pesar de que se trata de una obra que no pertenece en sí a la reforma de la Avenida de la Diputación, ya que se trata de la obra de un edificio de lo que será una comunidad de vecinos, Verdes EQUO Rota entiende que debe ser competencia del Ayuntamiento proteger ese tramo del carril bici para preservar la seguridad de sus usuarios, incluidos los peatones ya que el acerado también se ha visto afectado por dicha obra.

Como bien se puede observar en las imágenes, en la calzada no se observa señalización que invite (u obligue) a reducir la velocidad de los vehículos de motor, ni tampoco que anuncie o advierta el estrechamiento de la vía o el paso de ciclistas o peatones.

Verdes EQUO, además de la señalización, propone al Ayuntamiento la colocación de ciertos elementos físicos, como bloques de hormigón o barreras “New Jersey”, así como badenes móviles para obligar a los conductores de vehículos a motor a reducir la velocidad o incluso ceder el paso a ciclistas y peatones si así fuera necesario.

Además, el partido verde considera que un paso de peatones temporal (con pintura amarilla), antes de la mencionada obra, no sería mala idea para que los peatones pueden cambiar de acera.

Abraham López Morales, miembro de verdes EQUO indica, “se trata de una obra en mitad del carril bici que no da continuidad al mismo, y en la que no hay señales para advertir a los usuarios de vehículos a motor que pueden pasar personas en bicicleta, muchas de ellas menores de edad. Literalmente se han comido parte del trazado del carril bici, y los usuarios del mismo tenemos que invadir la calzada y circular incluso en sentido contrario si vamos hacia la zona del recinto ferial o Punta Candor”.

Como se puede apreciar en las imágenes, la única señal que aparece es una señal de “peligro por obras”.

La propuesta que lanza Verdes EQUO es la de dar continuidad temporal al trazado del carril bici mientras duran las obras, protegiendo a sus usuarios con elementos físicos para tratar además de que se pueda cumplir con la normativa vial de respetar el metro y medio entre vehículos a motor y ciclistas, algo que según las condiciones actuales es físicamente imposible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *