EQUO Rota verdes interviene en el pleno de julio sobre el nuevo dragado

Hace justo un año, desde EQUO Rota Verdes emitíamos el siguiente comunicado:

“Tras el inicio de las obras de dragado para la regeneración de la playa de la Ballena que el Gobierno central está acometiendo, desde Equo Rota Verdes consideramos que es una actuación en la que se invierte mucho dinero, alrededor de 2,5 millones que además de no poner solución al problema real de regresión del litoral, conlleva mucho esfuerzo económico y energético que se esfumará con el primer temporal que llegue a nuestra costa”.

Mateo Quirós durante su intervención en el pleno

No, no somos adivinos, nos limitamos a leer los informes científicos que nos dicen que los temporales serán cada vez más virulentos y con una mayor periodicidad, así que desgraciadamente, meses después se esfumaron los 2,5 millones, la arena, y el esfuerzo económico que aportaron todos los españoles con sus impuestos.

Evidentemente dragar el fondo oceánico para aportar arena a la playa no es la solución, es una tirita muy cara para un enfermo diagnosticado de una grave enfermedad conocida como Cambio Climático.

Pero es que además de ser cara e inútil, esta tirita destruye el ecosistema marino, empeora por tanto las condiciones naturales de la playa, y apaga el fuego con más gasolina, la que convierten en emisiones de co2, que es la causa principal de la enfermedad, la maquinaria necesaria para llevar a cabo el aporte de arena.

Entendemos que el equipo de gobierno solicitase de manera urgente a los organismos competentes las REPARACIONES de los DESPERFECTOS causados.

Pero sin duda echamos en falta la solicitud de los estudios que puedan de manera urgente, dar los datos para iniciar actuaciones que realmente minimicen los daños, que aún serán más graves en el futuro.

Hay que conocer los cambios en las corrientes producidos por espigones y puertos y saber la manera natural que tiene el mar de mover los bancos de arena, para convertir en aliadas dichas construcciones que pudiesen incluso acometerse para mejorar el aporte natural de arena a las playas.

Hay que preguntar y preguntarse el motivo por el que las cuencas fluviales ya no aportan arena a las costas con la misma intensidad, y estudiar el impacto de regadíos para agricultura y ganadería intensivas en dicha falta de aporte arenero, porque la gestión hídrica quizás resulte un factor a tener en cuenta, y los miles de pozos ilegales que colmatan las capas freáticas no ayudan.

Y sobre todo hay que empezar a preguntarse si queremos tener unas playas preciosas o defender las propiedades privadas, es decir campos y casas de la gente.

Porque volviendo a los informes, ya estas paredes han escuchado alguna vez que ni lo dice EQUO ni los ecologistas radicales, es el NORA, el instituto metereológico americano quien en sus mapas sitúa a Rota bajo las aguas del Atlántico en 2050.

Y para evitar lo uno y lo otro, es decir, seguir teniendo playas y gente que las pueda disfrutar, hacen falta quizás, tiritas mucho más caras que las de un simple dragado. Hay que empezar desde el liderazgo político a decir a la gente lo que está ocurriendo, no ponernos la venda en los ojos, ni actuar con paños calientes, hay que iniciar la transición necesaria en muchos ámbitos para conseguir detener o ralentizar la subida del mar, y hay que llamar a todas las puertas y solicitar la misma ayuda urgente que se hizo tras el temporal, porque quizás el siguiente o el siguiente o el siguiente, no se limite a dejar sin arena las playas.

Desde EQUO confiamos que el acertado ministerio de transición ecológica creado por el gobierno de Pedro Sánchez, ayude en estos menesteres, y seguro que la figura de Teresa Ribera escucharía atentamente este relato que hoy exponemos ante este pleno de Rota.

Seamos pues valientes y lideremos tanto la transición urgente y necesaria para minimizar los impactos del cambio climático, como las actuaciones necesarias para defender a las personas.

Porque no hay planeta B a donde ir, ni tampoco hay una Rota B donde vivir.

 

Más información en Rota Al Día

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *