EQUO Rota señala los problemas de abastecimiento de agua de riego que se están produciendo

La EDAR no genera capacidad suficiente para la demanda en estos meses

Mateo Quirós:  “En verano, cuando aumente el caudal de agua residual, se elimina vertiéndola al mar.”

Desde hace años, EQUO viene avisando de la tormenta perfecta que se avecina en el horizonte, si no tomamos medidas serias y consecuentes sobre los efectos del cambio climático, y además de manera urgente, para que resulten menos costosas que si esperamos los acontecimientos.

Hace algunas semanas que el agua de riego en Costa Ballena no tiene presión suficiente para su cometido, y desde el pasado lunes 10 junio está suspendido el servicio de agua de riego de 13 a 22:30 h de lunes a jueves. 

Esto ocurre porque la EDAR, que abastece de agua de terciario, no tiene capacidad de almacenaje suficiente. ¿Motivo?: que en los meses de mayo y junio aumentan las horas de sol y las temperaturas, por tanto las zonas verdes necesitan más volumen de agua de riego, mientras por el contrario, el agua residual no aumenta debido a la estacionalidad de la población de nuestra ciudad.

Así lo explica Mateo Quirós, miembro de EQUO  ROTA Verdes, “durante el año tenemos 3 fases en la relación de la generación de agua residual y la necesidad de la misma, una en otoño e invierno, fechas en la que vive poca gente para generar agua residual pero se riega poco porque no es necesario, otra en primavera, en la que se necesita mucha agua de riego pero vive poca gente que no genera suficiente, y una tercera en verano, época en la que se riega mucho y se genera aún más, ya que nuestra ciudad triplica la población”.

Continúa Mateo Quirós diciendo, “curiosamente es en la época veraniega de máxima afluencia, cuando aumenta el caudal de agua de terciario, hasta tal punto que un alto porcentaje se evacua al mar desde la EDAR, por imposibilidad de filtrado y reposición a la red de riego. Este es uno de los muchos problemas que conlleva no desestacionalizar el turismo, ni hacer frente con un plan de choque que dote de servicios y ofrezca la habitabilidad del complejo de Costa Ballena durante todo el año a las familias.”

A todo ello, añade Mateo Quirós, “que nadie olvide que el agua de terciario que se usa para el riego es la que evacuamos una vez usada en nuestras viviendas, es decir, que es el agua potable que nos da la vida, y por tanto gestionar eficazmente TODOS los recursos hídricos, es la única manera de mantener dicho recurso esencial”.

Desde EQUO nos parece lógico pensar, que debería almacenarse de alguna manera el agua de la EDAR cuando sobra, para no cortar el suministro cuando escasea, y además, el ciclo integral del agua no entiende de estas cuestiones, y si cada década el nivel de lluvia está siendo menor, es palmario deducir que dispondremos cada año de menos agua, en los embalses, en las conducciones y de terciario para el riego.

“Ahorrar agua y usarla eficaz y racionalmente puede verse ayudado por un cambio en la ordenanza municipal que regula los precios, bajando la parte fija del recibo o tasa que ahora supone la mayor parte del mismo, añadiendo una bajada en el precio de la parte variable sobre el consumo, o incluso la gratuidad hasta el nivel de uso considerado el umbral mínimo por la ONU ( 3000 litros de agua por persona y mes), y subida exponencial de precios en varios tramos, de manera que quien más consuma más caro pague el agua. Ello implicaría de manera efectiva la eficiencia hídrica, generando el premio y castigo económicos, a quienes menos y más consumen.” concluye Mateo Quirós.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.