EQUO lamenta la escasa ambición de la Junta respecto a los transgénicos y reclama su total prohibición en toda Andalucía

El partido político entiende que la postura del PSOE ante el tema de los transgénicos supone un alto grado de incoherencia, un incumplimiento del acuerdo de gobierno con IU y una decepción para quienes luchan por una Andalucía libre de transgénicos. Para EQUO Andalucía, que el PSOE y el PP se unieran para votar contra los aspectos fundamentales de la PNL es prueba evidente de su alineación con los intereses de las grandes compañías y en contra de los pequeños agricultores y consumidores.

Según la portavoz de EQUO en Rota, Mateo Quirós: “Frente a la falta de valor de los socialistas andaluces, el ejemplo de Asturias, donde ya se han prohibido los transgénicos en todo el principado demuestra que es posible plantar cara al oligopolio de Monsanto y otras compañías similares”.

La PNL constaba de cinco puntos, de los que el PSOE únicamente voto a favor de los dos que no suponen entrar en conflicto con Monsanto y otras empresas que comercializan semillas modificadas genéticamente, como son la prohibición de su uso en espacios naturales protegidos, ya de por sí menos susceptibles de usos agrícolas, y la inclusión de este asunto en el dialogo permanente entre Junta y agricultores. Por el contrario, la prohibición de ensayos experimentales, la prohibición de las dos modalidades actualmente autorizadas y la prohibición, a medio plazo, de importaciones de productos transgénicos, fueron rechazadas por los socialistas, lo que evidencia su interés en mantener y profundizar el actual modelo agrícola, subordinado a las grandes multinacionales.

La alternativa evidente, para EQUO, y para muchos otros actores políticos, sociales y económicos de la comunidad, es profundizar en la apuesta por la agricultura ecológica, con indudables ventajas, tanto en cuestiones de salud y medio ambiente, como puramente económicas, al ser un sector de elevada rentabilidad, fuerte carácter exportador y que ayuda a mantener población joven en el mundo rural, promoviendo la innovación, la creación de cooperativas y la vinculación con otros sectores como el turismo rural. Andalucía tiene un indudable potencial, ya en parte desplegado, para convertirse en una potencia en agricultura ecológica, en la que los agricultores no dependan de multinacionales para sus cultivos, y en la que el valor añadido permanezca en nuestro territorio.

Para ir a la noticia clickea aquí:

Comentarios cerrados.