EQUO exige a los gobiernos central y autonómico que detengan la hemorragia de investigadores formados en Andalucía

Tras estos años de crisis, es una evidencia que nuestra sociedad está sufriendo una auténtica fuga de técnicos, científicos, investigadores, artistas y toda clase de personas con un alto nivel de formación impartida por nuestras instituciones educativas y científicas, y que ningún poder público está haciendo nada por invertir la situación. A raíz de la decisión de Jordi Bascompte de abandonar la Estación Biológica de Doñana por una Universidad suiza para poder mantener y ampliar sus investigaciones, EQUO advierte de que, este y otros muchos casos similares, supone una pérdida muy peligrosa para el futuro de Andalucía. La constante expulsión de nuestros mejores especialistas nos priva de capital humano fundamental para construir una sociedad más avanzada, justa y prospera. Por todo ello, EQUO exige al gobierno de la Junta medidas urgentes que hagan posible la  permanencia en Andalucía de nuestros investigadores.

Para conseguir esto el primer paso es construir relaciones de mutua colaboración entre las universidades y demás instituciones educativas por un lado, y el mundo laboral por otro, de manera que tanto las personas altamente cualificadas como las más jóvenes sientan el apoyo y el respeto de una sociedad en la que se han formado y en la que pretenden seguir trabajando. EQUO entiende como inexcusable la aplicación de estrategias a largo plazo y no de normativas efímeras que dependen de la situación económica.

Q Rota_verde

El gobierno central y la Junta de Andalucía están permitiendo que nuestros especialistas, educados en muchas ocasiones con muy escasos recursos institucionales y mucho esfuerzo personal y familiar, sean captados por organismos extranjeros y salgan de nuestra tierra para ofrecer el fruto de su trabajo fuera de ella. Según el último informe de Innovacef 2014, de la Universidad a Distancia de Madrid, el nivel de confianza en su carrera científica de las personas que investigan es cada año más bajo; concretamente en Andalucía el 60 por ciento no encuentran satisfacción en su trabajo, por lo que ven como la mejor salida, -a veces la única-, emigrar al extranjero.

“Y la ciencia no es el único campo en el que se da esta situación, -afirma Rocío de la Barrera, coportavoz de EQUO Rota-,  artistas e intelectuales de todo tipo ven cómo las puertas que en Andalucía encuentran cerradas, se les abren fuera de nuestras fronteras. En la Junta de Andalucía falta una política que haga posible que las personas formadas en nuestra tierra, a veces con un altísimo nivel, encuentren aquí el terreno abonado para poder seguir trabajando y dando frutos a una sociedad que tanto lo necesita”

Mateo Quirós, coportavoz de EQUO Rota, afirmó por su parte que lo que empezó siendo, en las cínicas palabras de la ministra Fátima Báñez, “movilidad exterior”, se ha convertido después de estos años en un auténtico cáncer que mina no solo los cimientos científicos, culturales y tecnológicos de nuestra tierra, sino el interés de las personas más jóvenes por su estudio y su formación. “Debido a esta situación” -añade Mateo Quirós-, “los jóvenes andaluces están comprobando día tras día que, en su mundo, una persona bien instruida tiene el mismo crédito que otra sin estudios, y que el esfuerzo que en ocasiones hacen nuestros jóvenes y sus familias no están recompensados más que con el descrédito institucional. “Para qué estudiar” es una pregunta que debido a esta situación se hacen incesantemente los estudiantes andaluces.

Enlace a la noticia en Rota al Día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *